Adiós a Cristiano, el '7' que destrozó todos los récords goleadores y se colocó a la altura de las leyendas de

El portugués, que llegó al Real Madrid en julio de 2009, se marcha del club como máximo goleador de su historia y de la Champions. En nueve años, ha sido el pilar del equipo y se ha situado a la altura de mitos como Di Stéfano, Puskas o Gento.

Cristiano Ronaldo, con su traspaso a la Juventus de Turín, ha puesto fin a una etapa de nueve años en los que ha sido el gran símbolo de un equipo con el que ha hecho historia y con el que acaba de celebrar el triplete consecutivo en la "Champions". Rompiendo todos los registros goleadores conocidos hasta la fecha en el club blanco, Cristiano ha logrado hacerse con 16 títulos en estos años y ha ganado a nivel individual cuatro Balones de Oro. 

Su marcha, augurada por él mismo prácticamente nada más lograr la última sobre el césped del estadio de Kiev -la cuarta con el Real Madrid-, cierra un ciclo en el que el portugués ha crecido como jugador para abrir una etapa nueva en un club al que sus goles, con chilena incluida en Turín, cortaron su camino al último título.

Goleador, ambicioso, exigente y con un carácter que no deja indiferente, Ronaldo (Funchal -Madeira-, 05/02/1985) sale de un equipo que apostó por él cuando brillaba en la Premier League con el Manchester United y al que llegó feliz e ilusionado, dispuesto a cumplir un sueño y un desafío.

El portugués fue la "bomba" previa al verano de 2009. Apenas diez días después de que Florentino Pérez volviese a la presidencia, el Real Madrid anunciaba su fichaje. Impresionado aquel 6 de julio de 2009 por ver el Santiago Bernabéu lleno por primera vez para recibirle, Cristiano llegó orgulloso entonces de ser el jugador más caro de la historia blanca y de superar la cifra que el club desembolsó en 2001 por Zinedine Zidane, su entrenador los últimos tres años.

80 millones de libras (unos 94 millones de euros) fue lo que el Real Madrid pagó al Manchester United por Cristiano, que se presentó con ganas de hacer equipo con otros recién llegados como el brasileño Kaka, el francés Karim Benzema o Xabi Alonso. Y se presentó de blanco ya con una Champions en su haber y un Balón de Oro. Y con un objetivo claro: pelear en la misma Liga con el Barça y con Leo Messi, su gran rival a nivel individual durante todo este tiempo.

Con el chileno Manuel Pellegrini en un banquillo que después ocuparon Jose Mourinho, Carlo Ancelotti, Rafa Benítez y el propio Zidane, Cristiano ha roto moldes durante casi una década en España en la que Florentino Pérez le ha definido como el sucesor de Alfredo Di Stefano.

Un goleador irrepetible y cuatro Champions

En su primer año, con una plantilla donde compartía estrellato con otros fichajes como el brasileño Kaká o el francés Benzema y con ya "veteranos" como el capitán Rául González, el portero Iker Casillas o el central Sergio Ramos, no tardó demasiado en marcar el primero de sus 451 goles, según los datos oficiales del club blanco, pero su primer año se quedó en blanco. Al siguiente, ya con el "7" tras la marcha de Raúl, pudo saborear una Copa del Rey, mientras que la primera Liga no llegaría hasta su tercera temporada.

Más se le resistió la "Champions", donde primero sufrió la maldición de los octavos ante el Lyon (2009-2010) y posteriormente la de las semifinales ante el Barça (2010-2011), Dortmund (2011-2012) y Bayern (2012-2013), esta última incluso fallando un penalti en la tanda decisiva.

En 2014, en la histórica final de Lisboa ante el Atlético, Sergio Ramos evitó que alargase su espera para por fin levantar su segunda "Orejona", seis años después de ganarla con el United y cerrando con un penalti el 4-1 final. La Juventus le frustró la temporada siguiente en las semifinales, pero en las tres siguientes fue prácticamente el gran protagonista del triplete bajo el mando de Zinédine Zidane, el primero que consiguió economizarle en minutos para sacarle el mayor rendimiento según avanzaba su edad y sufría más problemas físicos.

Y es que el delantero portugués llegó como un afamado jugador de veloz desborde y privilegiado físico y paulatinamente se fue reconvirtiendo en un jugador capaz de aparecer más en el área, gracias sobre todo a sus espectaculares dotes goleadoras que han sido su gran sello.

En sus nueve temporadas superó la treintena de tantos marcados y desde la 2010-11 hasta la 2015-16, el medio centenar, con mención especial a los 59 que hizo en la 2011-2012, 46 de ellos en LaLiga. En septiembre de 2015, Cristiano Ronaldo se convirtió en el máximo goleador liguero de la historia del club con un repóker ante el Espanyol superando a Raúl y sus 228 tantos, y semanas después sobrepasaba al capitán a nivel global al anotar su gol 324, pero con sólo 308 partidos, es decir a más de un gol por encuentro.

Cinco Balones de Oro, a la par que Messi

Cinco Balones de Oro, para igualar los del argentino Leo Messi, y el doblete de este galardón y el premio "The Best" que la FIFA le concedió en diciembre pasado, por delante de éste y del brasileño Neymar, engrandecen a un jugador emblema de Portugal y de la liga española, donde se añorarán sus duelos con el azulgrana.

Coronado campeón de Europa con la selección lusa hace dos años en Francia, "CR7" ha repetido como máximo goleador de la Champions (15) por sexto año consecutivo y ha sido segundo anotador en España con 26 goles, ocho menos que Messi.

Su decisión de marcharse desoye el sonoro "Cristiano quédate" que el Bernabéu y sus compañeros entonaron en plena celebración de la decimotercera el último 27 de mayo. Un escueto "gracias, y hasta el próximo año" fue su respuesta.

Tras su discreto Mundial, su marcha ha sido sólo cuestión de días. En su cabeza están los motivos que le han llevado a cerrar su etapa en España, muy lejana a aquella que inició con 11 años en una pensión en Lisboa, lejos de su familia, con el sueño de llegar a ser el mejor jugador del mundo.